Treinta años después de la caída del muro de Berlín en 1989 asistimos, un tanto atónitos, al resurgir de los populismos en su máxima expresión, el presidente de la primera potencia mundial. Podríamos decir que los indicios nos venían avisando: la falta de alternativas podrían llevar a un numeroso grupo de votantes a votar entre lo malo y lo peor, y que lo peor se llamaba Trump. Ahora la Historia ya ha cambiado, una nueva página se ha escrito, lo que pudo ser, ya no será. La realidad de nuevo supera a la ficción (incluso en la premonitoria serie, los Simpson veían el final de un desastroso mandato de Trump con la llegada de una nueva presidente). Nosotros ahora nos toca imaginar los efectos, para el mundo en su conjunto, de la vuelta de los fascismos y las soluciones simples a problemas complejos.

El aprendizaje profundo NDD ya es una realidad en nuestras manos. La inteligencia artificial AI lo ha empleado para ganar al milenario juego GO. Grandes empresas como Alphabet y NVIDIA están inmersas en una carrera en la que sólo han diseñado unas breves reglas y han dado la salida, parece que controlan a los corredores, aunque tal vez no saben con precisión cúal será el circuito y lo más importante, se han bajado de las máquinas que compiten.

 

 EVERY INDUSTRY WANTS INTELLIGENCE

 

El profesor Jared Diamond (1937), catedrático de geografía en la Universidad de California, ha desarrollado su actividad científica en varios campos desde la fisiología evolutiva hasta la geografía, pero ante todo es un gran divulgador científico.

 

SOCIEDADES COMPARADAS  JARED DIAMOND Su trilogía ganadora del Pulitzer en 1998 comienza con Armas, gérmenes y acero (1997) continuará con Colapso (2006) para finalizar en el El mundo hasta ayer (2013).  En su último libro Sociedades comparadas (Debate, 2016) analiza temas tan importantes como el "por qué unos países son pobres y otros ricos, cómo influyen las instituciones en la prosperidad, la influencia de la geografía en el devenir de China frente al de Europa, el papel de las crisis nacionales, y los grandes problemas que el mundo afronta hoy en día".

Para analizar el posible colapso de una sociedad plantea cinco indicadores: impacto en su medioambiente, el clima, sociedas vecinas  amistosas, sociedades vecinas belicosas o agresivas  y el resto de factores económicos, sociales, politicos, regulatorios, etc. 

Son tiempos de cambio. El momento en que vivimos nos parece el único importante en el devenir de la historia. Pero la historia se  empeña en demostrarnos, una y otra vez, que estamos sometidos a su dictado. El brexit es su último, por el momento, mejor ejemplo. Los votantes británicos han sacudido, como nunca antes, los cimientos de la Europa comunitaria. El terremoto provocado puede servir para mostrar lo difícil que es acertar un escenario concreto, y que la falta de seguridad y la incertidumbre nos acompañan siempre, aunque las decisiones que vamos tomando influyen y modifican a su vez este nuevo escenario.

¿Será un error fatal?, ¿el principio de una nueva era, con nuevos actores y papeles, o un cambio en el reparto? No sabemos, pero estamos seguros, esta vez sí, de que la situación anterior ha desaparecido. Pensemos un día antes de la caída del muro, en la noche del jueves 9 al viernes 10 de noviembre de 1989, podíamos ver los indicios pero no asegurar qué pasaría. Un día después impresionados, conmocionados por lo que vivimos, solo podíamos pensar en que todo había cambiado. Ha llegado ese momento, el cambio ya se ha producido, ahora nos toca gestionarlo.

Brexit y EE.UU. Caida del muro

 

Daron Acemoglu, profesor del MIT, es uno de esos economistas orgánicos que buscan solucionar los problemas, colaborar con propuestas para explicar por qué unos países han tenido éxito alcanzado niveles de desarrollo, mientras otros se encuentran inmersos en dinámicas y círculos viciosos que impiden mejorar el nivel de vida de sus ciudadanos. En el artículo El alterador del orden podemos conocer mejor sus ideas.Su colaboración con James Robinson, ahora profesor de la Universidad de Harvard, nos ha permitido leer un libro imprescindible para comprender las relaciones entre democracia y desarrollo económico: Why nations fail

Por qué fracasan los países

Why nations fail


 

Sus críticas a la economía ortodoxa se vieron con claridad al explicar los errores cometidos por la ciencia económica al no predecir la crisis de 2008:

"Acemoglu se unió a otros economistas académicos para analizar por dentro la profesión (Acemoglu, 2009) en busca de errores intelectuales cometidos en el anuncio y manejo de la crisis económica y financiera mundial que golpeó duro en 2008. Cree que tres ideas, en concreto, reprimieron cualquier sensación de alarma.

Primero estaba la creencia de que se había vencido a los ciclos económicos con una combinación de políticas astutas e innovación tecnológica que cambiaba el juego. De hecho, estas dos fuerzas de evolución habían aumentado las interrelaciones económicas hasta el punto de crear posibles efectos dominó entre las instituciones financieras, las empresas y los hogares.

Segundo, se habían olvidado las bases institucionales de los mercados y se había creado una equivalencia entre mercados libres y mercados no regulados. Pocos defenderían hoy que el control de los mercados es suficiente para protegerse frente a la conducta oportunista de personas no reguladas que buscan obtener beneficios asumiendo riesgos de los que se beneficiarán en detrimento de otros.

Y tercero, se sobrevaloró la reputación de las empresas grandes y longevas a pesar de las primeras alertas procedentes de los escándalos contables de Enron y WorldCom a principios de la pasada década. La confianza en la capacidad de autocontrol de dichas empresas se ha desvanecido, y las infracciones futuras tendrán que castigarse de forma severa y creíble" El alterador del orden